Agricultura “amigable” con los polinizadores

 

Los animales polinizadores –una amplia variedad de insectos, aves y mamíferos– son elementos clave para la conservación de los ecosistemas naturales y la estabilidad y mejoramiento de la producción agrícola. Alrededor del 90% de las plantas con flores dependen, directa o indirectamente, de la polinización animal.

Los cultivos dependientes de la polinización contribuyen al 35% del volumen global de producción de cultivos, y más de tres cuartas partes de los principales tipos de cultivos para la alimentación humana dependen hasta cierto punto de los polinizadores animales para garantizar buenos rendimientos y calidad del producto. Debido a los diferentes niveles de dependencia de polinización, se estima que entre el 5% y el 8% de la producción agrícola puede ser directamente atribuida a los animales polinizadores, lo cual tiene un valor anual de mercado entre los USD$235 y los USD$577 billones.

La protección e incremento de las poblaciones de polinizadores silvestres no sólo  es importante económicamente, sino que también contribuye a la seguridad alimentaria, mejores medios de vida, conservación ambiental y uso sostenible de la biodiversidad biológica. El abordaje de RAS se basa en la oferta de soluciones para que los sistemas productivos reduzcan la presión de la agricultura sobre las poblaciones naturales de polinizadores.

Impacto

La RAS propone el diseño de planes de manejo “amigables” con los polinizadores, incluyendo prácticas que:

  • reducen la degradación, contaminación, destrucción y fragmentación de ecosistemas.
  • evitan los efectos negativos potenciales de las actividades agrícolas y pecuarias sobre la vida silvestre local.
  • priorizan el uso de enfoques de manejo integrado de plagas, como forma de proteger la sanidad del cultivo y reducir la huella tóxica de los agroquímicos.
  • manejan los plaguicidas sintéticos responsablemente y como último recurso, sin utilizar sustancias altamente tóxicas y aplicando medidas de mitigación de riesgo.
  • manejan los servicios de polinización para prevenir cualquier efecto negativo de las comunidades introducidas de polinizadores sobre las poblaciones silvestres. 

Con el apoyo tanto de los especialistas técnicos locales y el Centro de Protección Integrada de Plantas de la Universidad de Oregon (IPPC-OSU), RAS establece las bases científicas de cada acción y desarrolla estrategias de intervención específicas que se basan en un enfoque participativo para determinar las mejores prácticas para la conservación y restauración de las poblaciones de polinizadores.

 

Explore nuestras áreas de impacto