Asociación SAN-Nestlé para la compra responsable de vegetales

 

El programa de compra responsable de vegetales de Nestlé se centra en permitir a los productores de vegetales implementar las mejores prácticas agrícolas que vayan más allá de las definidas en las prácticas agrícolas comunes establecidas en los países de la Unión Europea (PAC). Estos agricultores producen tomates, ajos, cebollas y otras verduras para procesar e incorporar en muchos productos de consumo de Nestlé en toda Europa.

Nestlé ha desarrollado el programa Created Shared Value (CSV) para brindar apoyo económico y técnico a los productores en base a un plan de mejora desarrollado por los procesadores que compran los cultivos y luego los venden a Nestlé. Un componente importante del programa es un esfuerzo independiente de mejora enfocado en la creación de "infraestructura de biodiversidad" en las fincas.

La RAS comenzó este proyecto en junio, centrado en recopilar información sobre la trazabilidad de los productos agrícolas entre los proveedores, sus procesadores y agricultores. El rol de la RAS ha evolucionado de asesor técnico a principal del líder del proyecto para Nestlé, además de un proveedor de soporte técnico para los procesadores y agricultores a través del programa CSV.

Hemos contratado a NEPCon como nuestro socio técnico para el apoyo local en Europa, y también hemos aportado experiencia en mejores prácticas adicionales en la revisión y evaluación de las guías desarrolladas y probadas en los últimos cuatro años por la Fundación Global Nature (FGN).

Durante el último trimestre de 2018, la RAS participó en las evaluaciones de mejores prácticas de productores de vegetales en España e Italia, y participará en una próxima evaluación en Francia en enero de 2019. España, Italia, Francia ... parecen estar muy lejos del trabajo anterior de RAS en África, las Américas y Asia. Sin embargo, hemos encontrado problemas y desafíos similares para los agricultores de vegetales en Europa, algunos de los cuales se han vuelto aún más importantes con la pérdida dramática de insectos y aves en Europa, y los efectos inminentes del cambio climático.

El programa continuará hasta junio de 2020, trabajando con procesadores y agricultores en otros países de la Unión Europea, Asia y América Latina.

 
RAS