←Regresar

Conservación del agua

water-conservation-1024x768.jpg
 
 

Aunque la mayoría de nuestro planeta está cubierto de agua, menos del 1% es agua dulce y el sector agrícola consume un 70% de ésta agua. Aproximadamente 1.200 millones de personas, casi una quinta parte de la población mundial, viven en áreas donde el agua es escasa, y otros 500 millones se están acercando a la misma situación.

 
 

Dentro de los próximos 50 años se espera que la población mundial crezca en un 40-50% resultando en un incremento en la demanda de agua que tendrá graves consecuencias para los seres humanos y el medio ambiente.

La intensificación de la agricultura ha aumentado en los últimos años y no se prevé una reducción en su velocidad; esto ha contribuido al aumento del uso del agua y también ha dado como resultado mayores cargas de contaminación del agua, afectando a los ecosistemas y a la salud humana.

El mayor contaminante del agua de la agricultura son los nutrientes (principalmente nitrógeno y fósforo provenientes de químicos y fertilizantes orgánicos) los plaguicidas, los sedimentos de sal y la materia orgánica.

Cómo abordar este problema

La agricultura debe adaptarse y convertirse en una actividad más eficiente a fin de minimizar el uso de agua para prevenir prácticas de desperdicio y detener la contaminación. Este cambio incluye hacer mejoras a los sistemas de irrigación, el cultivo adecuado al tipo de suelo y al ambiente y la implementación de las mejores prácticas para evitar la contaminación del agua. El desafío es claro, necesitamos producir más alimentos con menos agua. Para lograrlo, las fincas deben:

  • Reducir el uso de plaguicidas y evitar la escorrentía de fertilizantes en los cuerpos naturales de agua
  • Implementar medidas de mitigación del riesgo al aplicar plaguicidas que representen un riesgo para los ecosistemas acuáticos
  • Medir y optimizar el consumo de agua para la producción de cultivos y su procesamiento mediante el diseño de un sistema de riego eficiente
  • Tratar y manejar las aguas residuales para que no representen un riesgo para la salud humana o el medio ambiente. Nunca descargar aguas residuales en cuerpos de agua
  • Reducir, reutilizar y reciclar el agua
  • Recoger y tratar las aguas grises, nunca descargarlas en los sistemas acuáticos

La RAS puede apoyarlo

Para ayudar a las fincas y a las empresas a hacer la producción más eficiente mientras se ahorra y conserva el agua, diseñamos soluciones personalizadas incluyendo una variedad de Servicios de Verificación tales como diagnósticos, evaluaciones, definición de indicadores, monitoreo, así como informes sobre el estado de las fincas bien manejadas en relación con el uso del agua.

También ofrecemos asistencia para el Desarrollo de Capacidades como capacitación y entrenamiento en campo. Llevamos a cabo esto a través del manejo de múltiples fincas y los problemas del uso del agua. Además, implementamos proyectos de Innovación y Cambio para integrar los grupos del sector privado y público y diálogos de múltiples actores interesados. A través de estos proyectos, ayudamos a entregar programas que aumentan la protección del agua, a implementar las prácticas de buen uso del agua y dar educación a nivel regional y multinacional.