Conservación y manejo de los recursos naturales

 

Los recursos naturales, especialmente el agua y el suelo, son esenciales para el funcionamiento y estructura de los sistemas de producción, y para la sostenibilidad ambiental y social.

La agricultura representa aproximadamente un 70% del total de extracciones de agua dulce a nivel mundial. La producción agrícola y pecuaria también contribuye a la contaminación acuática por la escorrentía de nutrientes y plaguicidas, y la erosión de los suelos. Sin medidas mejoradas para la eficiencia, se espera que el consumo de agua para la agricultura aumente hasta un 20% para 2050. El cambio climático está ya afectando la provisión de agua y la agricultura, principalmente por los cambios en los regímenes de precipitación y derretimiento de placas de nieve, así como una mayor ocurrencia y severidad de sequías e inundaciones.

Un tercio de la tierra del planeta está severamente degradada, y los suelos fértiles se están perdiendo a razón de 24 mil millones de toneladas al año como consecuencia de las malas prácticas agrícolas, como la labranza intensiva, las cosechas secuenciales múltiples y el uso indiscriminado de agroquímicos.

El aumento de la productividad podría ayudar a impulsar avances hacia la seguridad alimentaria y el bienestar general de los productores y las comunidades rurales, pero dada la limitada base de recursos naturales de la que dependen la agricultura y producción pecuaria, el desarrollo sostenible dependerá del manejo responsable de los recursos naturales del planeta.

RAS propone una serie de buenas prácticas para reducir la presión de la agricultura sobre los recursos naturales, y la construcción de sistemas de producción más eficientes y resilientes.

Impacto

Nuestro abordaje para un uso sostenible de los recursos naturales, incluye prácticas que:

  • promueven la protección y restauración de fuentes de agua, y fomentan la optimización en su  uso.
  • requieren la implementación de sistemas de tratamiento de aguas residuales, previo a su re-uso o disposición final.
  • fomentan la conservación del suelo y la mejora de sus reservas de carbono.
  • promueven la reducción, reciclaje y disposición responsable de los desechos.
 

Explore nuestras áreas de impacto