Protección de los derechos laborales

 

La agricultura es una fuente muy importante de empleo e ingresos, particularmente en los países en desarrollo. Emplea casi una tercera parte de la fuerza laboral global, y dos tercios de la población más pobre.

Es una importante fuente de empleo e ingresos, particularmente en los países en desarrollo. Sin embargo, los trabajadores agrícolas regularmente reciben bajos salarios por tareas que se realizan en condiciones deficientes e incluso peligrosas.

Según la Organización Internacional del Trabajo (2011), aproximadamente el 50% del total de accidentes mortales anuales en el lugar de trabajo corresponde a trabajadores agrícolas, que tienen muy pocos recursos de protección en términos de acceso a servicios de salud, salarios, seguros y otros beneficios.

La creación de oportunidades de empleo óptimas dentro de la agricultura es un factor esencial para el desarrollo rural, la reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible.

La visión de RAS sobre las condiciones para un trabajo decente para los trabajadores agropecuarios se basa en las disposiciones de la legislación internacional y local aplicable, para asegurar el respeto por los derechos humanos y laborales a través del fomento de oportunidades de trabajo que permitan ingresos justos, seguridad en el lugar de trabajo, libertad para expresar quejas e inquietudes y participar en las decisiones que afectan sus vida, y trato justo e igualitario para hombres y mujeres.

Impacto

RAS ofrece una serie de requisitos y recomendaciones prácticas, que guía al sector hacia la creación de trabajo decente y la erradicación del trabajo forzoso, obligatorio y esclavo; la discriminación y acoso en el lugar de trabajo; las peores formas de trabajo infantil, el uso de mecanismos diseñados para eliminar o reducir el pago y otros beneficios de los trabajadores, y cualquier otra práctica de contratación que invalide o dañe la igualdad de oportunidades y trato en el lugar de trabajo.

El abordaje de RAS también fomenta:

  • la regulación y supervisión de las condiciones de los trabajadores jóvenes.
  • el respeto por la libertad de asociación de los trabajadores.
  • la regulación de las jornadas laborales, los periodos de descanso y los beneficios por vacaciones, según los estándares locales e internacionales.
  • el pago de, al menos, el salario mínimo por ley o el salario negociado colectivamente.

Además, la RAS ofrece un enfoque hacia el manejo de la salud y la seguridad ocupacional en las operaciones agrícolas y pecuarias que:

  • aborda de manera activa los riesgos de salud y seguridad ocupacional para prevenir y minimizar accidentes y afectaciones de salud.
  • se concentra en la capacitación de trabajadores y productores sobre cómo llevar a cabo sus tareas de forma segura.
  • requiere el uso de prácticas, mecanismos, herramientas y equipo para la protección de la salud de los trabajadores y minimiza los riesgos a su salud y seguridad, y promueve el uso de equipo de protección personal, especialmente cuando se utilizan sustancias peligrosas
  • implementan buenas prácticas para proteger la salud de las mujeres, incluyendo las que están embarazadas, en lactancia o recientemente han dado a luz.
 

Explore nuestras áreas de impacto