←Regresar

Asistencia técnica en Honduras

Technical-Assistance-Honduras-01.jpg

Información General 

Tipo de Proyecto:
Creación de capacidad, asistencia técnica, capacitación en mejores prácticas, adopción de tecnología y reforestación

Localización:
Golfo de Fonseca, Honduras

Implementación:
Febrero del 2011 a enero del 2016

 

Beneficiarios:
812 familias en 27 comunidades costeras, pequeños productores de cultivos de subsistencia tales como maíz, sorgo, frijoles, yuca, camote, calabaza y sésamo

Organizaciones asociadas:
ICADE y ADEPES (Honduras), CIDEA-UCA y NITLAPAN UCA (Nicaragua), FULSALPRODESE (El Salvador), OIKOS (Portugal) y GVC (Italia)

Donantes:
La Unión Europea, la Universidad Católica de Nicaragua y socios locales en Nicaragua, Honduras y El Salvador

 

 
 
 

Acerca del proyecto

Este proyecto fue creado para contribuir a la reducción del riesgo de desastres en el Golfo de Fonseca mediante el fortalecimiento de la capacidad local de adaptación al cambio climático y mitigación de las emisiones de CO2.

El Golfo de Fonseca en América Central es una región altamente vulnerable a fenómenos climáticos extremos (sequías, inundaciones, marejadas) donde las acciones para la mitigación y adaptación al cambio climático son consideradas prioritarias en las políticas nacionales y regionales.

En Honduras, el proyecto se enfoca en las prioridades del gobierno bajo el marco de la “Alianza del Corredor Seco”, que busca promover un paquete integrado de tecnologías y servicios de adaptación. La asistencia técnica requerida incluye la implementación de mejores prácticas agrícolas, provisión de servicios financieros rurales, vinculación de los productores con el mercado, educación de las familias sobre temas de nutrición y salud y la mejora de las condiciones de saneamiento doméstico para adaptarlas a los efectos del cambio climático.

El territorio del Golfo de Fonseca enfrenta una serie de escenarios de crisis como escasez de agua dulce, sequías, plagas, pérdida de cosechas y/o disminución de los rendimientos, escasez de peces, contaminación del agua por parte de grandes empresas y residentes, falta de alternativas de ingresos, problemas con las pandillas (en El Salvador) y una cultura machista que impide la participación activa de la mujer en la economía. La combinación de estos problemas hace difícil para muchas familias obtener los ingresos necesarios para subsistir y permanecen en situación de pobreza e inseguridad alimenticia.

El proyecto trabajó con 812 propietarios de pequeñas fincas (de 2 hectáreas en promedio) pero también involucró a gobiernos locales, representantes regionales de instituciones del Gobierno Central y representantes de organizaciones de la sociedad civil.

La implementación incluyó la firma de compromisos para la participación de los productores, la implementación de Escuelas de Campo, talleres y el establecimiento de fincas de demostración para validar tecnologías para la adaptación al cambio climático.

También se implementaron experiencias piloto de adaptación al cambio climático, como eco-leña, biodigestores, infraestructura de recolección de agua de lluvia y capacitación específica para líderes comunitarios y técnicos municipales en manejo de riesgos.

Además, se desarrollaron campañas de concientización y reforestación de manglares, uno de los ecosistemas más sensibles y amenazados de los trópicos.

 

 
Technical-Assistance-Honduras-02.jpg
 
 

Resultados

Al final del proyecto eran evidentes las mejoras en las capacidades de los gobiernos locales, productores agrícolas, ganaderos y pescadores. Todos los grupos demostraron mayor comprensión y capacidad para desarrollar acciones para reducir los efectos del cambio climático.

Los procesos de capacitación generaron conocimiento y aprendizaje que los beneficiarios directos del proyecto han replicado e incluso mejorado con la adopción de tecnologías de cultivo, preparación de fertilizantes orgánicos y alimentos para grandes y pequeñas especies ganaderas.

El proyecto validó tecnologías, variedad de semillas criollas, el uso de estiércol de ganado como energía para cocinar, eco-leña para reducir el consumo de leña, recolección de agua de lluvia y el uso de pendientes naturales para la diversificación del cultivo con sistemas de riego.

Así mismo, la difusión del conocimiento sobre el cambio climático fue fortalecido gracias a la variedad de espacios de coordinación y sinergias público-privadas establecidas durante la implementación del proyecto.

 

←Regresar