←Regresar

Fortalecimiento de negocios en Honduras

Business-Strenghtening-Honduras-02.jpg

Información General 

Tipo de Proyecto:
Programa de capacitación para el fortalecimiento productivo y empresarial

Cultivo:
Cacao

Localización:
Dulce Nombre de Culmi y Catacamas, Olancho, Honduras

 

Beneficiarios:
441 pequeños productores (100 mujeres) de 16 comunidades, de las cuales 7 son comunidades indígenas Pech.

Organizaciones Asociadas:
ICADE

Donantes:
Heifer International

 

 
 
 

Acerca del proyecto

Promesa Cacao buscó fortalecer la cadena de cacao en el Departamento de Olancho (Honduras) a través de la producción en sistemas agroforestales, como alternativa de desarrollo sostenible que integra aspectos sociales, culturales y tradicionales para hacer frente a la crisis económica y la seguridad de alimentación de las comunidades.

El proyecto fue diseñado para fortalecer la producción de cacao en 478 hectáreas con el establecimiento de plantaciones usando un modelo agroforestal y para desarrollar la capacidad y habilidades de cosecha, post cosecha e industrialización.

Además, se capacitó a 441 productores en el desarrollo de una estrategia de Gestión del Conocimiento para fortalecer la cadena de cacao y el capital social de la organización local Asociación de Productores de la Biosfera Limitada (APROBIL) a fin de guiar la visión organizacional-empresarial. En dos años, la productividad de las parcelas se triplicó.

La producción de cacao en Honduras se redujo drásticamente en 1998 debido a una infestación de moniliasis del cacao. La casi desaparición de este cultivo afectó seriamente los medios de subsistencia de más de 100.000 familias.

El área de acción del proyecto está caracterizada por el uso ineficiente de los recursos naturales, bajos rendimientos de producción y deficiencias en el manejo de cosecha y postcosecha (ausencia de infraestructura básica).

La mayoría de las familias beneficiarias de la zona se dedican a la producción de granos básicos, de especies de Musa o trabajando en el procesamiento intensivo de madera. Las actividades productivas en el área son en su mayoría individuales y la formación de estructuras organizativas locales es incipiente.

En el contexto del mercado, el suministro de cacao es insuficiente para satisfacer la demanda de compradores en Honduras y la tendencia está aumentando, especialmente para productos de calidad Premium o para cacao de fincas certificadas.

El desarrollo del proyecto incluyó mucho trabajo de campo y el establecimiento de una estrecha relación con las comunidades.

Un análisis de la cadena de valor del cacao se llevó a cabo con los productores y se crearon Escuelas de Campo para capacitarlos en temas como el establecimiento y manejo de viveros, la implantación y establecimiento de plantaciones, el manejo agronómico, la producción de fertilizantes orgánicos y las técnicas de cosecha y postcosecha.

La metodología incluía intercambios de experiencias a nivel nacional, internacional y local como parte del proceso de enseñanza-aprendizaje. El proceso completo estuvo acompañado por un monitoreo sistemático para medir el cumplimiento de los objetivos e indicadores.

Promesa Cacao generó un cambio de actitud y aptitud en los productores hacia una nueva cultura productiva con un mayor nivel de organización, tanto en las comunidades como con las familias, integrando a la gente joven en la dinámica del hogar y de la comunidad.

Esto también permitió la recuperación de áreas deforestadas, fuentes de agua y un aumento de ingresos que han mejorado las condiciones de vida de las familias.

 

 
Business-Strenghtening-Honduras-01.jpg
 
 

Resultados

Algunos de los impactos directos generados por el proyecto son:

  • Afiliación de 100 mujeres como miembros de la APROBIL. En total, la cantidad de miembros de la organización pasó de 104 productores en el 2014 a 441 al final del proyecto.
  • Establecimiento del sistema de contabilidad administrativa de la APROBIL y la implementación de un nuevo proceso de pago de impuestos.
  • Recuperación de áreas deforestadas a través del establecimiento de 478 hectáreas de cacao en sistemas agroforestales.
  • Aumento en la productividad de 226,5 kilogramos a 679,5 kilogramos por hectárea.
  • Mejoras en la infraestructura de tres centros de recojo para la producción de cacao de calidad.
  • Adquisición de capacidades técnicas en los productores para la gestión agrónoma del cacao.
  • Iniciación de la comercialización del cacao, que significa una nueva fuente de ingresos para las comunidades.
  • La participación de los jóvenes y las mujeres como parte importante del cambio generacional en las organizaciones, con un papel de liderazgo en la gestión y administración de las fincas bajo una visión de sostenibilidad y rentabilidad.

 

←Regresar