La RAS celebra histórico acuerdo para la protección de los defensores del ambiente en Latinoamérica y el Caribe

 
25657455524_3c68809639_b.jpg

La Red de Agricultura Sostenible (RAS) celebra y apoya la adopción del primer acuerdo regional vinculante para proteger los derechos de acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia en asuntos ambientales (Principio 10 de la Declaración de Río de Janeiro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo), un instrumento legal inédito para la región.

El Comité de Negociación del Acuerdo Regional sobre el Principio 10 se reunió en San José, Costa Rica, y el pasado 4 de marzo, tras una negociación que inició en 2014, firmó el acuerdo conocido como LAC P10, que consagra también la protección de los defensores y activistas ambientales.

Para la RAS, cuya Secretaría se ubica en Costa Rica, y que tiene organizaciones socias trabajando por el ambiente y la sostenibilidad en México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia y Brasil, el LAC P10 es un importante paso en la dirección correcta, pues reconoce y protege la labor de miles de defensores del ambiente en un continente con grandes retos.

Este acuerdo es el primero legalmente vinculante de América Latina y el Caribe sobre los derechos ambientales, y está diseñado para proteger a los defensores del medio ambiente, mejorar el acceso a la información ambiental y ampliar la participación pública en la toma de decisiones ambientales, pues protege el derecho de las personas a participar de manera significativa en las decisiones que afectan sus vidas y su entorno.

Latinoamérica ha sido catalogada como la región más peligrosa del mundo para los defensores ambientales, con numerosos casos de amenazas, intimidación y hasta asesinatos de activistas. Es por esta razón que este acuerdo reviste una vital importancia para todos aquellos que, como la RAS, trabajan para garantizar un mejor futuro ambiental.

En su artículo 9, el texto aprobado indica que “cada Parte garantizará un entorno seguro y propicio en el que las personas, grupos y organizaciones que promueven y defienden los derechos humanos en asuntos ambientales puedan actuar sin amenazas, restricciones e inseguridad”.

"Estamos muy complacidos con este acuerdo que es una acción clara y necesaria en la dirección correcta. Trabajar por el ambiente nunca es sencillo y muchos de los defensores ambientales de Latinoamérica lo hacen bajo grandes riesgos. Es hora no solo de reconocer ese trabajo, sino de garantizar las protecciones necesarias, además de impulsar una mayor participación de los ciudadanos en la toma de decisiones clave para su futuro", indicó el Director Ejecutivo de la RAS, Andre de Freitas.

El LAC P10 es un acuerdo de segunda generación que vincula el medio ambiente con los derechos humanos y los derechos de acceso, y que va a contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030.

Desde la RAS hacemos un respetuoso llamado a los gobiernos de la región para que ratifiquen de forma oficial el acuerdo a partir de septiembre de 2018, cuando esté abierto para firmar en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, y que tomen cuanto antes las acciones decisivas necesarias garantizar su plena aplicación una vez que entre en vigor.

“El acuerdo es un espaldarazo para todas las organizaciones y personas que, como la RAS, se esfuerzan cada día por proteger la naturaleza y demostrar que un desarrollo sostenible es posible. Confiamos en que los gobiernos de la región reconocerán la importancia de la democracia ambiental, firmarán el acuerdo y adecuarán sus leyes y mecanismos internos para implementarlo. Es una medida que nos llena de esperanza”, añadió Jonathan Barnard, presidente del Consejo Directivo de la RAS.