Nuevo Director Ejecutivo de la RAS habla sobre “bosques, crecimiento económico y empleo inclusivo y sostenible” en sesión del FNUB

UNFF_identifier_23102014.jpg
 

El nuevo Director Ejecutivo de la RAS, José Joaquín Campos, presentó hoy, en el marco de la 14ª sesión del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB) en Nueva York, un estudio analítico de antecedentes sobre los bosques, el crecimiento económico inclusivo y sostenible y el empleo.

En su documento, Campos destaca que "la silvicultura se ha vuelto más integradora y participativa con acuerdos de gobierno más inclusivos y aprendizaje adaptativo para el impacto colectivo, especialmente en el creciente movimiento de gestión integrada del paisaje, restauración y enfoques integrados de la cadena de valor".

“Más de 1.600 millones de personas dependen de los bosques para su subsistencia, medios de vida, empleo y generación de ingresos, pero al final toda la humanidad depende de los bosques. Los enfoques de colaboración son fundamentales para darse cuenta de las capacidades y los activos de múltiples jugadores en todos los niveles, para los cambios de transformación a la escala y la velocidad necesarias", agregó.

Según el Director Ejecutivo de la RAS, comprender el vínculo entre los bosques y la agricultura es clave para abordar los problemas que enfrentamos como humanidad.

“La agricultura es, con mucho, el principal impulsor de la deforestación, mientras que, al mismo tiempo, los bosques son importantes para la seguridad alimentaria y la nutrición, especialmente para las personas que viven en áreas remotas. Para lograr la ambición de acabar con el hambre y la pobreza, los ministerios sectoriales podrían garantizar la coherencia de las políticas en todos los gobiernos, integrando estrategias que aborden los bosques, la agricultura, los alimentos, el uso de la tierra y el desarrollo rural y nacional", dijo.

Campos detalló que la agricultura comercial impulsa al menos dos tercios de la deforestación tropical a nivel mundial, especialmente la producción de productos básicos como el aceite de palma, la soja, la madera y la pulpa, y el ganado. "Desafortunadamente, ambos sectores tienen una historia de seguir caminos separados y desconectados", indicó.

El mensaje al FNUB fue claro, un llamado a los ministerios sectoriales para “garantizar la coherencia de las políticas entre los gobiernos, integrando estrategias y equilibrando las compensaciones. Las acciones sobre bosques, agricultura, alimentos, agua, energía, uso de la tierra, desarrollo rural y nacional deberían integrarse en el futuro ".

 "La colaboración entre el sector forestal y agrícola es necesaria para abordar los principales impulsores de la deforestación", insistió Campos.

El Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques fue establecido en 2000 por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. El Foro tiene membresía universal, y está compuesto por todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas y agencias especializadas.

 
Nancy De Lemos