Resultados del piloto de un enfoque basado en riesgo para mejorar en la sostenibilidad de la producción de caucho en Costa de Marfil

 
IMG_3045.JPG
 
 

En noviembre de 2018, la Red de Agricultura Sostenible (RAS) con la ayuda del Centre d' Etudes, Formation, Conseils et Audits (CEFCA), un socio local de RAS, realizó un piloto utilizando un enfoque basado en el riesgo para evaluar los problemas clave de sostenibilidad en la producción de caucho en Costa de Marfil. El objetivo de este estudio fue evaluar un marco de riesgo básico para identificar y caracterizar los problemas clave de sostenibilidad en las cadenas de suministro de caucho natural. Los resultados se utilizarán para desarrollar en un futuro los criterios de una norma de sostenibilidad de caucho y atender los retos identificados en la cadena de suministro de Olam.

El enfoque basado en el riesgo ha evolucionado como una alternativa a los mecanismos convencionales de las intervenciones en finca, como las auditorías. Estos mecanismos han tenido problemas para aplicarse con éxito en sectores que se caracterizan por un gran número de pequeños productores, principalmente debido a su complejidad, al enfoque de cumplimiento / no cumplimiento y a los costos. Un enfoque basado en el riesgo es una solución rentable para identificar los principales desafíos de sostenibilidad en la producción de caucho y permitir que se dedique un mayor esfuerzo para abordar o mitigar los problemas en comparación con un enfoque centrado en el cumplimiento.

El piloto se enfocó en los problemas más críticos para la producción de caucho sostenible en Costa de Marfil:

  1. Deforestación e invasión en áreas de conservación.

  2. Conflictos de tierras

  3. Trabajo infantil

  4. Cómplice legal

  5. Ingreso del agricultor

  6. Condiciones de vida

  7. Plaguicidas

 

Costa de Marfil produce actualmente alrededor de 600,000 toneladas de caucho al año y el pronóstico es que esto se duplicará en los próximos seis años. El área total sembrada con caucho en el país se estima en alrededor de 550,000 hectáreas, con el 52% de esta área compuesta de plantaciones de caucho inmaduras.

Más del 90% de los productores de caucho en el país son pequeños productores, con un área promedio de cuatro hectáreas, que generalmente comercializan su producto a través de cooperativas. Los productores medianos y grandes tienden a vender su producción directamente a empresas de caucho.

 
 

Nuestro trabajo

El enfoque del proyecto fue iniciar con una investigación más amplia sobre los temas seleccionados, y luego profundizar a través de entrevistas con actores clave de alto nivel hasta llegar a actores locales y realizar evaluaciones a nivel de finca.

 El análisis de la información pública disponible se concentró en temas específicamente relacionados con la producción de caucho en Costa de Marfil. Esto incluyó la evaluación de las tasas y tendencias de deforestación en los últimos años, la producción de caucho y las tendencias de establecimiento de plantaciones, y el análisis de los datos de uso de la tierra. Los ejemplos de actores interesados de alto nivel incluyen agencias gubernamentales como SODEFOR (Société de développement des forêts), organizaciones nacionales sin fines de lucro y representantes de entidades comerciales.

A nivel local, se entrevistó a más de 50 productores de una variedad de tamaños de plantaciones en las dos principales regiones productoras de caucho en el país. Se llevaron a cabo entrevistas con los directores de ocho cooperativas, algunas de las cuales trabajan exclusivamente en caucho y otras que también habían operado con volúmenes significativos de cacao y café.

La RAS también llevó a cabo evaluaciones de campo de cinco fincas de caucho de entre 2 y 100 hectáreas, cuatro de las cuales eran operaciones grandes. RAS entrevistó además a trabajadores de plantaciones de caucho para explorar el tema del trabajo infantil y las condiciones de trabajo. Las entrevistas con agricultores, cooperativas y trabajadores tenían el objetivo de comprender sus perspectivas de los diferentes riesgos identificados en la producción de caucho y constituían el mayor esfuerzo del piloto.

Resultados

Sobre la base de la información recopilada, la RAS definió el nivel de riesgo de cada problema clave evaluado y desarrolló recomendaciones específicas para abordarlos o, al menos, minimizar su impacto.

Por ejemplo, en el tema de la deforestación y la invasión de áreas protegidas, RAS adoptó una metodología integral que incluye entrevistas con las partes interesadas y un análisis del cambio de uso de la tierra para determinar el nivel de riesgo relacionado con el cultivo de caucho. Considerando el área limitada de bosque primario en el país, los bajos precios actuales del caucho, la capacidad de procesamiento y los cupos de exportación, el riesgo general actual de deforestación para el establecimiento de plantaciones de caucho puede considerarse bajo.

Dado que la mayor parte de la pérdida de cobertura forestal desde 2001 se debe a la agricultura y que los bajos precios del caucho a partir de 2013 no ofrecieron un gran incentivo para establecer nuevas plantaciones, el riesgo de que los bosques naturales se conviertan en plantaciones de caucho en el pasado reciente también puede ser considerado bajo. Comprender el alcance y la calidad de los bosques en propiedades privadas sigue siendo un desafío, y puede haber cierto riesgo en grandes explotaciones, especialmente si los precios del caucho aumentan en el futuro.

En términos de la deforestación pasada, será importante establecer una fecha de referencia para la conversión de bosques naturales, para poder comprender mejor y enfrentar este riesgo. Según las entrevistas con SODEFOR, los agricultores y las cooperativas, el riesgo de producción de caucho dentro de las áreas protegidas también se considera bajo. Costa de Marfil aprobó un nuevo Código Forestal en 2014 y está revisando los decretos que permitirán su implementación.

La ratificación de Costa de Marfil del Convenio 138 de la OIT sobre el trabajo infantil significa que la edad de referencia para los niños trabajadores en el país es de 14 años. En cuanto al trabajo infantil, los productores, los representantes de las cooperativas y la gran mayoría de los trabajadores entrevistados afirmaron constantemente que no hay trabajo infantil en la producción de caucho. Sin embargo, un pequeño número de trabajadores indicó que han visto casos de niños involucrados en la producción de caucho en el pasado, trabajando con sus hermanos mayores.

La RAS siguió estas pistas hasta que estuvo satisfecho de que la probabilidad de trabajo infantil en la producción de caucho en las áreas de estudio era baja, aunque hay factores de riesgo que deben monitorearse. Los bajos precios actuales del caucho pueden fomentar un mayor uso de la mano de obra familiar y el riesgo de trabajo infantil. Aunque el trabajo infantil está presente en otros productos agrícolas en el país y los precios actuales de los productos básicos pueden ejercer una mayor presión negativa sobre el tema, el nivel de habilidad requerido para la extracción parece ser un elemento disuasivo eficaz para su ocurrencia en la producción de caucho. Sin embargo, dado el historial de trabajo infantil en otros sectores agrícolas, los comentarios de algunos de los trabajadores entrevistados y la gravedad del problema, el riesgo general de trabajo infantil debe considerarse de bajo a medio.

RAS repitió este enfoque detallado de la investigación de riesgos amplios a la evaluación de su incidencia a nivel local para los siete indicadores de riesgo mencionados anteriormente. Los dos productos principales del programa piloto son una evaluación de cómo un enfoque basado en el riesgo puede contribuir a enfrentar los retos de sostenibilidad en la producción de caucho y recomendaciones específicas para las operaciones de Olam en Costa de Marfil.

Sobre la base de los resultados de la prueba piloto, la RAS considera que un enfoque basado en el riesgo es una solución rentable para identificar los principales desafíos de sostenibilidad para la producción de caucho de Costa de Marfil y que ayuda a definir acciones para hacerles frente a gran escala. Como comprador responsable, Olam ampliará aún más su implementación del Sistema de información para agricultores de Olam (OFIS, por sus siglas en inglés), una aplicación móvil interna que rastrea la información de producción de caucho. Se diseñarán indicadores adicionales basados en los riesgos identificados a través del programa piloto.

Se espera que el diseño de intervenciones de acuerdo con los diferentes niveles de riesgo en una cadena de suministro completa, en lugar de un enfoque de cumplimiento de la finca (aprobado / no aprobado), sea una forma más eficiente de mejorar los problemas de sostenibilidad en la producción de caucho en este país.

 
Nancy De Lemos